Historia de Estocolmo

Historia de Estocolmo

Desde su fundación en 1252 hasta nuestros días, Estocolmo se ha mantenido como la ciudad más importante de Suecia y una de las capitales más avanzadas de Europa. Conoce sus raíces vikingas, su elegancia monárquica y su cara más cultural.

Origen de Estocolmo

La primera mención de Estocolmo en los manuscritos de historia es a mediados del siglo XIII. Previamente, había habido asentamientos vikingos en la antigua ciudad de Birka, que más tarde fue abandonada para fundar una nueva ciudad. En el año 1252, el rey sueco Birger Jarl fundó Estocolmo en la actual Gamla Stan o Ciudad Vieja, con el objetivo de establecer un núcleo defensivo para proteger a Suecia de invasiones extranjeras.

La ubicación elegida para esta ciudad emergente fue clave en el futuro desarrollo de Estocolmo, que se encuentra entre el lago Malaren y el mar Báltico. La población de esta nueva ciudad creció rápidamente y se fue expandiendo por las pequeñas islas del archipiélago. ¿El resultado? Hoy en día Estocolmo se levanta sobre 14 islas conectadas por 57 puentes.

Pero el verdadero auge de Estocolmo como ciudad llegó cuando ingresó en la Liga Hanseática, junto a otras ciudades comerciales de Escandinavia como Oslo y Copenhague. En 1436, Estocolmo se convirtió en la capital de Suecia.

El Baño de sangre de Estocolmo

La Edad Moderna en Estocolmo estuvo marcada por la sucesión de reyes y las continuas guerras con los otros países escandinavos. En el siglo XV, los reinos de Suecia, Noruega y Dinamarca estaban unidos bajo la figura de un mismo monarca en la llamada Unión Kalmar. En 1448, Suecia intentó independizarse de esta coalición, lo que provocó la invasión de las tropas noruegas.

El rey danés Christian II organizó un banquete en el Palacio Real para celebrar su reciente coronación e invitó a los nobles, religiosos y políticos más destacados de Estocolmo. Lo que iba a ser una plácida cena para honrar al nuevo rey resultó ser una trampa, y Christian II ejecutó sin piedad a todos sus invitados en una noche conocida como el Baño de sangre de Estocolmo. Los cadáveres fueron amontonados en la plaza de Stortorget durante días, y la lluvia y la sangre tiñeron de rojo las calles de Gamla Stan

Sin embargo, el hijo de uno de los nobles asesinados logró escapar de Suecia y reunir un ejército que, años más tarde, regresó a Estocolmo y derrotó a las tropas danesas. El 6 de junio de 1523, Suecia obtuvo su independencia. El día nacional de Suecia es festivo en Estocolmo para conmemorar estos acontecimientos que marcaron el pasado de Estocolmo. 

La monarquía de Suecia

Desde sus orígenes, la ciudad de Estocolmo ha estado ligada a la realeza. La monarquía sueca estableció en la capital su residencia real, que permanece allí en la actualidad. El rey Gustavo Vasa, quien recuperó Suecia de manos del Christian el Tirano, inició una época de prosperidad y desarrollo que marcó la Edad Moderna en la historia de Suecia.

Hoy en día, la familia real sueca vive en el Palacio Real de Estocolmo, donde celebran muchos eventos oficiales. El Ayuntamiento de Estocolmo es otra de las sedes en las que la monarquía de Suecia recibe a sus visitas más selectas. Además, aquí se celebra cada año el banquete de los Premios Nobel desde que, en 1986, el inventor de la dinamita Adolf Nobel legara su fortuna a la creación de estos galardones.

Estocolmo en el siglo XXI

A mediados de los años cincuenta se empezó a construir el metro de Estocolmo, que pronto se convertiría en la galería de arte más larga del mundo gracias a sus estaciones ambientadas en paisajes de ensueño.

Unos años más tarde, Estocolmo volvió a ser noticia gracias al rescate del histórico buque Vasa de las aguas del puerto de la ciudad. Los restos de este navío del siglo XVII se exponen en el Museo Vasa, uno de los mejores museos de la capital. 

Entre los acontecimientos más destacables del siglo XXI, destaca el asesinato del primer ministro Olof Palme en 1986, mientras paseaba con su mujer por el centro de Estocolmo. En el año 2003, la tragedia golpeó de nuevo a la capital cuando la ministra de Asuntos Exteriores Anna Lindh fue asesinada en un centro comercial de Estocolmo

La afluencia de bicicletas y espacios verdes de la capital convirtieron a Estocolmo en la primera Capital Verde Europea en 2010. Además, la ciudad ha seguido creciendo en los últimos años, sobre todo gracias a la llegada de inmigrantes de distintos países, que han hecho de la multiculturalidad un símbolo distintivo de Estocolmo.