Palacio Real de Estocolmo

Con más de 600 habitaciones, el Palacio Real de Estocolmo es uno de los más grandes de Europa. Su ubicación en pleno corazón de Gamla Stan y su concurrido cambio de guardia lo convierten en una visita imprescindible en Estocolmo.

El Palacio Real de Estocolmo o Kungliga Slottet se construyó a finales del siglo XVIII sobre los restos de un antiguo castillo medieval que fue arrasado por las llamas. El estilo del palacio actual es barroco italiano, y sus más de 600 estancias lo convierten en una de las residencias reales más grandes de toda Europa.

Se encuentra en la entrada de la Ciudad Vieja o Gamla Stan, a muy pocos metros del Parlamento de Suecia. Aunque hoy en día no es la residencia oficial de la monarquía, el rey de Suecia trabaja desde el Palacio Real y mantiene allí las oficinas de la Corte.

Qué ver en el Palacio Real de Estocolmo

  • Apartamentos reales: ocupan la mayor parte de las estancias del palacio: habitaciones, salas de recepción y apartamentos para invitados. Los apartamentos reales representan el lujo y la decoración ostentosa de la monarquía sueca.
  • Salón de banquetes: como todo palacio real, la sala de banquetes es una de las estancias más grandes y elegantes del edificio. Hoy en día, se siguen celebrando aquí los banquetes de las bodas reales.
  • Biblioteca Bernadotte: la majestuosa biblioteca del Palacio Real alberga volúmenes históricos que conforman la colección real de libros, unos 100.000 aproximadamente.
  • Capilla Real: esta elegante capilla decorada en oro y mármol data de finales del siglo XVII. Su majestuoso órgano capta la atención de todos sus visitantes, así como esculturas, estatuas y frescos en el techo.
  • Salón de Estado: o Rikssalen. Alberga el trono de la reina Cristina, protegido por telas de terciopelo azul, y dos estatuas gigantes a ambos lados.
  • Carruajes: en las caballerizas del Palacio Real se guardan carruajes históricos que han servido a la familia real de Suecia durante muchas generaciones.

Otros museos dentro del Palacio Real

Museo Tre Kronor

Este museo resucita el antiguo palacio real que fue arrasado por un incendio en 1697. A través de maquetas y objetos de la época, Tre Kronor ofrece un recorrido por el palacio desde sus inicios como fortaleza medieval hasta su consolidación como residencia real.

El tesoro

En las bóvedas del Palacio Real se exponen las joyas más valiosas de la monarquía sueca. La mayoría de los objetos expuestos son coronas de oro o plata decoradas con piedras preciosas que se utilizan en contadas ocasiones.

En la sala “El tesoro” también se exponen la espada del monarca Gustav Vasa (1496-1560), el cetro del rey Erik XIV y la fuente bautismal de plata que todavía usa la familia real.

Museo de Antigüedades del rey Gustavo III

En el ala este del Palacio Real se ubica uno de los museos más antiguos de Estocolmo, la colección privada de arte del rey Gustavo III. La exposición, presente desde 1794, alberga más de 200 esculturas de bronce y mármol traídas de Italia y otros países de Europa, entre las que destaca Endymion

Todos estos museos tienen un coste adicional.

El cambio de guardia

Una de las principales atracciones turísticas de Estocolmo es el famoso cambio de la guardia real. Se celebra todos los días frente a la explanada del Palacio Real a las 12:15 horas en invierno y a las 11:45 horas en verano. Los domingos y festivos se realiza una hora más tarde.  

Durante cuarenta minutos, los guardias desfilan al ritmo de la Banda Real atrayendo la atención de miles de espectadores. Se trata de un evento imprescindible si estáis por el centro de Estocolmo. Os recomendamos llegar con tiempo a las inmediaciones del Palacio Real por la afluencia de gente, sobre todo en temporada alta.

Horario

De octubre a abril:
De martes a domingo: de 10:00 a 16:00 horas.
Lunes: cerrado.
De mayo a septiembre:
Todos los días: de 10:00 a 17:00 horas

Precio

Adultos: 160 kr (18,50 US$)
Estudiantes y niños de 7 a 17 años: 80 kr (9,30 US$

Transporte

Tranvía: parada Gamla Stan.
Autobús: líneas 2, 55, 57, 76, 96, 191 y 192.